lunes, 17 de marzo de 2008

El divorcio le cuesta a McCartney 31,63 millones de euros


video


video


video


Videos BBC


Un tribunal británico ordenó al ex Beatle Paul McCartney pagar a su ex esposa Heather Mills la cantidad de 24,3 millones de libras esterlinas (unos 31,6 millones de euros) tras una reñida batalla de divorcio.

El acuerdo supone la quinta parte de la cantidad que ella había pedido, pero aún así implica el equivalente a 21.800 euros al día de los cuatro años que duró su matrimonio con el ícono del pop.

Hablando con la prensa a la salida del juzgado, Mills dijo: "Estoy muy contenta de que esto haya terminado. Al final este es un resultado increíble".

"Estamos muy, muy satisfechos. Estoy tan, tan feliz con esto", agregó.

McCartney no quiso hacer comentarios.

El cantante de 65 años se casó en 2002 con la ex modelo y activista de 40 años, pero se separaron cuatro años después en parte por la intrusión mediática en sus vidas privadas. Tienen una hija, Beatrice, de cuatro años.

Mills criticó a la abogada de McCartney, Fiona Shackleton, y la acusó de haber llevado mal el caso.

Shackleton, quien también representó al príncipe Carlos en su divorcio de la princesa Diana, "me ha llamado de muchas, muchas maneras antes incluso conocerme, cuando yo estaba en una silla de ruedas", afirmó.

Mills, quien despidió a su abogado y se representó a sí misma, instó a quienes se vayan a divorciar a hacer lo mismo. "Puedes ser una persona litigante", dijo. "Se ahorrarían una fortuna".

El juez Hugh Bennett, al dar detalles de la sentencia, dijo: "Ella esperaba una indemnización de casi 125 millones de libras esterlinas. Sir Paul propuso a su esposa que deberían terminar el matrimonio con activos por 15,8 millones de libras esterlinas".

"El juzgado decidió que el marido debería pagar a la esposa la cantidad fija de 16,5 millones de libras esterlinas, que conjuntamente con sus activos de 7,8 millones de libras esterlinas, implica que ella sale de su matrimonio con activos totales de 24,3 millones de libras esterlinas", agregó.

LA HIJA

El tribunal determinó que la sentencia sería pública, pero la publicación quedó pendiente de la petición de Mills en contra de su divulgación.

Mills, en declaraciones a un grupo de reporteros en la Máxima Corte de Londres, dijo que estaba apelando "porque la sentencia involucra temas de la seguridad privada de mi hija (...) todo sobre ella está allí".

"Realmente espero ahora que mi hija y yo podamos tener una vida tranquila y no ser seguidas cada día", declaró la ex modelo, quien se queja constantemente del acoso de los paparazzi.

Consultada sobre si ahora planea irse a otro lugar, respondió: "No puedo dejar Inglaterra. Yo quiero mantener siempre a mi hija cerca de su padre. Creanme, si tratara de irme, en un segundo él emitiría un requerimiento judicial".

La disputa por el acuerdo de divorcio entre McCartney, uno de los fundadores del grupo más famoso del mundo de música pop, y Mills se desarrolló bajo la implacable luz de los medios.

Mills, blanco de historias escabrosas en la prensa sobre su colorido pasado, llegó a decir que la habían llevado al borde del suicidio porque los medios la calificaron de "prostituta" y "cazafortunas".

Por Paul Majendie
Fuente: Reuters

No hay comentarios:

Publicar un comentario