miércoles, 27 de mayo de 2009

Una exposición presenta dibujos íntimos de Lennon




Espontáneos, divertidos, llenos de frescura y fiel reflejo de lo que fue su vida íntima y sus creencias. Así son los dibujos de John Lennon, que desde ayer se exponen en la sala The Gallery in Cork Street de Londres. El chico de Liverpool, que había estudiado artes plásticas en el Art Institute de su ciudad natal entre 1957 y 1960, recobró, después de conocer a Yoko Ono la afición por los lápices y la tinta.La colección completa de sus trabajos artísticos, ahora expuesta, abarca unas 150 obras, incluidos 12 originales, que son un préstamo de su viuda. En 1969, Lennon creó como regaló de bodas para Yoko, el Bag One Portfolio, una crónica en dibujos llenos de cariño, de la ceremonia matrimonial celebrada en Gibraltar, la luna de miel y las performances de protesta de la pareja en la cama, reclamando la paz en el mundo y contra la guerra del Vietnam, de las que ayer se cumplieron 40 años.En la colección había también algunos bocetos eróticos, que cuando fueron exhibidos por primera vez en Londres en 1970 provocaron el cierre de la galería. El material pornográfico, que ahora resulta tan inocente, fue confiscado por Scotland Yard. «Estos dibujos, que fue produciendo desde 1964 hasta el momento de su asesinato en 1980, muestran un lado de Lennon desconocido para la mayoría de la gente. Al verlos se puede apreciar que además de ser un músico y compositor excepcional, era un gran artista plástico», afirmó la americana Lynne Clifford, organizadora de la muestra, que solo permanecerá abierta hasta el sábado. Las copias de los trabajos están a la venta con precios que oscilan entre los 550 y 7.000 euros.Además de los dibujos, hay un portafolio de manuscritos con las letras de algunas de las canciones que compuso con los Beatles, como In my life, Dear prudence o Julia y más tarde en solitario como Imagine y Working class hero. La exposición cuenta también con una colección de retratos fotográficos conmemorativos de un Lennon con sombrero y sin sombrero y sus inevitables gafitas redondas. El músico llegó a ilustrar tres libros, In his own write, A spaniard in the works y Skywriting by word of mouth. «Trabajaba a lápiz, de un solo trazo, una técnica que es muy difícil, y también empleaba los pinceles o la tinta japonesa sumi», señaló la organizadora de la exposición. «Es un recorrido autobiográfico con Yoko Ono y el hijo de ambos, Sean. Nos descubre muy bien su vida íntima, la ternura de su relación, sus inquietudes, la impresión que le causó Japón y demuestra tener una gran capacidad para comunicar», concluyó Clifford.
BEGOÑA ARCE

No hay comentarios:

Publicar un comentario